VIERNES 7 DE NOVIEMBRE DE 2008

20 ene. 2010

Son las 6.00 de la mañana y suena el despertador…Arriba!!! Nos vamos a Egipto!!! Las maletas ya están hechas, todo preparado, pero como siempre repasamos las cosas mas importantes : tarjetas de crédito y el pasaporte, por supuesto. Hemos quedado con Juan Luis a las 7 de la mañana delante de la entrada del parking de empleados del aeropuerto…¿lo llevamos todo?
Llegamos al aeropuerto y Juan Luis todavía no estaba, nervios y mas nervios, nuestro avión sale a las 8.00 y no llegan. Al cabo de unos minutos aparecen y aparcamos juntos.
El avión a Madrid sale puntual así que al cabo de una hora ya estábamos en Barajas.
En la T4 recogemos el equipaje que afortunadamente no nos pierden y nos dirigimos a la T1 que es de donde sale el avión a Aswan, nuestro primer destino.
Aquí empiezan los nervios de verdad, en la T1 no hay tiendas ni nada que hacer así que paseamos y paseamos hasta que al fin abren el mostrador y somos de los primeros en facturar
¿El vuelo? Pues es de 4.40 horas desde Madrid y afortunadamente para Elena no se mueve nada. Sobrevolamos Argelia, Túnez y el Líbano para adentrarnos en el desierto hacia el anochecer.
En el avión de la AMC , compañía egipcia, dieron dos películas que no se oían y subtituladas en árabe así que no tuvimos mucha suerte en ese sentido. Lo mejor, la merienda que fue sencilla pero se podía comer, lo peor : La Coca-Cola de botella de dos litros Buajjjjjjjjjj
En el avión contínuamente nos iban enseñando por GPS lo que estábamos sobrevolando y el tiempo que faltaba para llegar.
Y de repente…..Aswan a nuestros pies. El aterrizaje fue largo, larguíiiiiiisimo pero si estoy escribiendo es que al fin, no se la pegó.
En jardinera nos llevan a la terminal y allí empieza el caos egipcio .Nos espera nuestro representante que a lo largo de todo el viaje nos tratará como a un grupo de niños pequeños y después de pasar lista (a su manera) nos indica donde podemos cambiar moneda, nos da el visado de 12 libras que luego el nos cobrará a 35 y pasamos por el control de policía. En primer lugar para enseñar el pasaporte y en segundo lugar para poner en el pasaporte que llevamos una cámara de filmar.
Nos vemos todos en la salida del aeropuerto y allí empieza la primera recomendación: que bajo ningún motivo dejemos que nadie nos lleve el equipaje. A lo largo del viaje nos dimos cuenta de que siempre hacen cosas para luego cobrártelas, las hayas pedido o no.
Ya es muy tarde y estamos cansados aun así al ver el barco nos emocionamos.
Es el Nile Bride un barco decorado en madera que no estaba mal.
Nos reunen en la cafetería y allí se sortean las habitaciones como es habitual. A Angel y a mi nos toca en la primera planta y al prinicipio no nos hace mucha gracias aunque a lo largo del viaje nos dimos cuenta de que estábamos muy bien ya que no oímos para nada losmotores del barco , sin embar, algunos compañeros de viaje no pegaron ojo por el ruido y por el traqueteo.
Marta y Angel se quedan con una habitación en la tercera planta.
Después del sorteo nos obrecen carcadé que es una bebida a base de hibiscus y nos cuentan que al día siguiente nos despertarán para ir a Abu Simbel, nada mas ni nada menos que a las 2.30 horas.
¡Casi nos da un soponcio! Solo nos quedaban tres horas de sueño que con los nervios se redujeron a dos.

0 comentarios:

Publicar un comentario