VIERNES 7 DE NOVIEMBRE DE 2008

20 ene. 2010

Son las 6.00 de la mañana y suena el despertador…Arriba!!! Nos vamos a Egipto!!! Las maletas ya están hechas, todo preparado, pero como siempre repasamos las cosas mas importantes : tarjetas de crédito y el pasaporte, por supuesto. Hemos quedado con Juan Luis a las 7 de la mañana delante de la entrada del parking de empleados del aeropuerto…¿lo llevamos todo?
Llegamos al aeropuerto y Juan Luis todavía no estaba, nervios y mas nervios, nuestro avión sale a las 8.00 y no llegan. Al cabo de unos minutos aparecen y aparcamos juntos.
El avión a Madrid sale puntual así que al cabo de una hora ya estábamos en Barajas.
En la T4 recogemos el equipaje que afortunadamente no nos pierden y nos dirigimos a la T1 que es de donde sale el avión a Aswan, nuestro primer destino.
Aquí empiezan los nervios de verdad, en la T1 no hay tiendas ni nada que hacer así que paseamos y paseamos hasta que al fin abren el mostrador y somos de los primeros en facturar
¿El vuelo? Pues es de 4.40 horas desde Madrid y afortunadamente para Elena no se mueve nada. Sobrevolamos Argelia, Túnez y el Líbano para adentrarnos en el desierto hacia el anochecer.
En el avión de la AMC , compañía egipcia, dieron dos películas que no se oían y subtituladas en árabe así que no tuvimos mucha suerte en ese sentido. Lo mejor, la merienda que fue sencilla pero se podía comer, lo peor : La Coca-Cola de botella de dos litros Buajjjjjjjjjj
En el avión contínuamente nos iban enseñando por GPS lo que estábamos sobrevolando y el tiempo que faltaba para llegar.
Y de repente…..Aswan a nuestros pies. El aterrizaje fue largo, larguíiiiiiisimo pero si estoy escribiendo es que al fin, no se la pegó.
En jardinera nos llevan a la terminal y allí empieza el caos egipcio .Nos espera nuestro representante que a lo largo de todo el viaje nos tratará como a un grupo de niños pequeños y después de pasar lista (a su manera) nos indica donde podemos cambiar moneda, nos da el visado de 12 libras que luego el nos cobrará a 35 y pasamos por el control de policía. En primer lugar para enseñar el pasaporte y en segundo lugar para poner en el pasaporte que llevamos una cámara de filmar.
Nos vemos todos en la salida del aeropuerto y allí empieza la primera recomendación: que bajo ningún motivo dejemos que nadie nos lleve el equipaje. A lo largo del viaje nos dimos cuenta de que siempre hacen cosas para luego cobrártelas, las hayas pedido o no.
Ya es muy tarde y estamos cansados aun así al ver el barco nos emocionamos.
Es el Nile Bride un barco decorado en madera que no estaba mal.
Nos reunen en la cafetería y allí se sortean las habitaciones como es habitual. A Angel y a mi nos toca en la primera planta y al prinicipio no nos hace mucha gracias aunque a lo largo del viaje nos dimos cuenta de que estábamos muy bien ya que no oímos para nada losmotores del barco , sin embar, algunos compañeros de viaje no pegaron ojo por el ruido y por el traqueteo.
Marta y Angel se quedan con una habitación en la tercera planta.
Después del sorteo nos obrecen carcadé que es una bebida a base de hibiscus y nos cuentan que al día siguiente nos despertarán para ir a Abu Simbel, nada mas ni nada menos que a las 2.30 horas.
¡Casi nos da un soponcio! Solo nos quedaban tres horas de sueño que con los nervios se redujeron a dos.

VIERNES 7 EN VIDEO

19 ene. 2010

DIA 8 ABU SIMBEL

18 ene. 2010


A las 2.30 h de la mañana suena el despertador del móvil, y casi no he dormido nada!!! La verdad es que tampoco me preocupa demasiado, porque…nos vamos a Abu Simbel! Me pregunto: “No decían que nos iban a llamar por teléfono para despertarnos? Menos mal que Ángel ha puesto el móvil”


Una vez vestidos y arreglados nos dirigimos al comedor donde nos ofrecen un café con leche o té. Obviamente yo escojo el café con leche aunque esta será la última vez que lo haga en todo el viaje. El café tiene un sabor asqueroso, sinceramente estoy convencida que no es café, no llegamos a distinguir si le habían añadido achicoria o jengibre…un auténtico misterio que no llegamos a descubrir.


En el barco nos dan el picnic que será nuestro desayuno y que estaba francamente bien. Nos subimos al autocar, es de noche y hace frío, y nos llevan hasta el punto de reunión de todos los autocares que van hacia Abu Simbel. Me impresiona el hecho de tener que ir en convoy y escoltados por la policía, pero a lo largo del viaje me daré cuenta de que es un país terriblemente militarizado y corrupto.


Mientras estábamos esperando y yo intentaba dormirme abro un ojo y SORPRESA! La encargada del Mercadona de al lado de casa jajaja no me lo podía creer. Bajé a saludarla, fue muy gracioso.

El viaje no se hace demasiado pesado, me alegro de no habernos decidido finalmente por hacerlo en avión puesto que hemos podido ver la salida del sol en el desierto y eso es algo indescriptible. Después de tres horas llegamos. Son las 6.30 y ya hace calor.






Nos bajamos del autocar, rodeamos una montaña y de golpe aparece ante nuestros ojos el templo de Ramsés II y, al fondo, el templo de Nefertari, que emoción, son impresionantes… escuchamos la explicación de nuestro guía Willy, pero yo estoy deseando que acabe para entrar, para disfrutarlos…las estatuas de Ramsés son enormes, majestuosas.












Después de hacer infinidad de fotos, (parecemos japoneses) nos vamos hasta la cafetería y esa fue nuestro primer contacto con la gente de allí. Por supuesto no vendían alcohol y la gente fumaba pipas de agua.


De camino al autocar también sería nuestro primer encuentro con los comerciantes que te acosan sin cesar con frases como: “mantelería solo un euro” “yo no te engaño” “tu solo entra y mira” esta sería la tónica de todo el viaje pero en ese momento nos impactó.

Willy nos había enseñado a regatear. Nos dijo que si nos pedían una cifra teníamos que ofrecer el 10% y a partir de ahí se entablaría una pequeña discusión hasta que se acordara el precio todo ello, por supuesto, siempre acaba con la cara de fastidio del comerciante que parece haber perdido dinero con la transacción cuando en realidad nos debe haber tomado el pelo a base de bien.

Lo que no llegamos a averiguar en todo el viaje es que valían en realidad las cosas ¡Ni una!



Ya estamos de nuevo en el autocar y nos esperan otras tres horas de camino. Intentamos conciliar el sueño pero eso es casi imposible y digo casi porque Ángel H estuvo durmiendo todo el viaje. Una de las cosas más especiales que he podido ver en Egipto ha sido un espejismo y después de verlo no te extraña que muchos exploradores se volvieran locos al ir hacia el agua que nunca encontrarían. Por lo visto este fenómeno solo ocurre en determinados momentos del día y es alucinante ver como los montículos se reflejan en el agua. Lástima que en las fotos no se aprecie demasiado, el movimiento del autocar nos impidió hacer buenas fotos.


Por cierto, hablando de autocar….otra alucinada. Supuestamente íbamos en convoy con apoyo militar pero a la ida era de noche y no se veía nada. A la vuelta y de día los militares desaparecieron como por arte de magia salvo cuando pasábamos por los controles y nos dimos cuenta de que el convoy no es más que una fila innumerable de autocares que se adelantan unos a otros por sistema de manera que el primero pasa a ser el último y así sucesivamente sin que nada tenga demasiado sentido.


Hubo un momento en que todos los autocares estaban en el carril de la izquierda adelantando a…..NADIE ¡

Esta es la foto de un espejismo. Por lo visto a una hora determinada en un sitio determinado del desierto que hay entre Abu Simbel y Aswan se producen los espejismos. En a foto no se puede apreciar del todo pero realmente parecía que teníamos un lago delante de nosotros

DIA 8 ABU SIMBEL VIDEO

17 ene. 2010

DIA 8 MARTA Y LOS NUBIOS

16 ene. 2010

Después de las 3 horas de autocar llegamos a Aswan y directamente nos llevan al poblado nubio que es la excursión que nosotros hemos escogido. Al principio nos quedamos un poco moscas porque vimos que el autocar nos llevaba al otro lado del Nilo justo enfrente de Aswan cuando en realidad pensábamos ir a algún pueblo. Más tarde lo entendimos todo.


Nos bajan del autocar y empezamos a caminar por una calle de tierra pegada al río,


vemos camellos al borde del río y pegados a las casas y unos niños jugando en el agua todo es muy bucólico??? Y como llevamos bolígrafos Marta decide regalárselos a estos niños AHHHHHHHHHH ERROR ¡

Se le echaron encima como bestias, empujando sin cesar, Marta intentando darle bolígrafos a los más pequeños pero aquello es la ley del más fuerte así que los mayores siempre acaban ganando. Una vez acabados los bolígrafos, los niños que no son tontos, empezaron a pedir dinero, cuando les ofrecimos caramelos nos dijeron que no, que eso era malo para los dientes…..cabroncillos ellos !!!!!

 El problema es que no nos los quitamos de encima hasta que no acabamos la visita

DIA 8 MARTA Y LOS NUBIOS VIDEO

15 ene. 2010

DIA 8 POBLADO NUBIO

14 ene. 2010

Después del episodio bolígrafo llegamos a nuestro destino. Una familia de nubios tiene preparada su casa para que la gente la visite y vea cómo viven. Te ofrecen pan, queso fermentado de cabra y melaza de caña de azúcar para tomar y la bebida que prefieras, te sacan un cocodrilo que ni Marta ni yo tocamos, por supuesto, y te dejan pasear por la casa.










A Marta y a mí nos hicieron un tatuaje con Henna precioso que a día de hoy sigo llevando aunque ya se está borrando. Los nubios tienen la piel mucho más oscura pero son divertidísimos.

 A la salida de la casa un grupo de mujeres se subió a una furgoneta, todas ellas vestidas de negro, y en contra de lo que pensamos empezaron a saludarnos efusivamente riendo a carcajadas, realmente fueron encantadoras.





Nos explicaron que cuando las mujeres se casan las pintan de la cabeza a los pies con henna. Lo mas curiosos es que días mas tarde cuando estábamos visitando la esfinge unas niñas egipcias se acercaron a mi para preguntarme que significaba el dibujo que llevaba en las manos, desgraciadamente en su momento no lo pregunté.





Angel H y Marta bebieron una infusión de Karkadé, yo....ni la probé, el que me conoce sabe que a mi las infusiones me dan mucho asquito así que, me limité a no beber nada.



Las casas nubias son preciosas , un aunténtico paraiso para los fotógrafos, para muestra un botón.
Utilizan colores muy vivos que creo, reflejan el caracter amable y divertido de este pueblo

Con estas mujeres nubias reimos un montón. Cuando salíamos de la casa de nuestros anfitriones a ellas las estaban subiendo a una camioneta. Todas vestidas de negro, no podían subir y se unieron en una carcajada común que nos hizo reir a todos. No paraban de saludarnos.